SIMULACROS

Compartir publicación
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Ante los acontecimientos que acontecen en nuestra región, sabemos que para nuestros estudiantes, administrativos y profesores es de suma importancia mantenerse alertas y estar preparados, por esa razón seguimos implementando los simulacros que nos permitirán salvaguardar la integridad de las personas. Por lo tanto es muy importante que sepan que es un simulacro y en que nos puede ayudar, a continuación se define la información anterior.

Un simulacro es un ensayo o práctica sobre cómo se debe actuar en caso de una emergencia, provocada por un temblor, incendio, inundación, huracán, entre otros. Los simulacros deben efectuarse, de ser posible, en todo lugar en el que pudiera sorprendernos una emergencia: nuestra casa, el trabajo, oficinas públicas, escuelas, supermercados, etcétera.

Realizar un simulacro tiene muchas ventajas. La primera de ellas es que podemos comprobar, con anticipación, si las acciones de preparación son eficientes y nos permite corregir, en caso necesario, las acciones requeridas para una mejor atención de la emergencia.

Por otra parte, nos permite estar bien entrenados para actuar correctamente ante un desastre. Una ventaja adicional es que fomenta la cultura de protección civil entre los miembros de la familia y de la comunidad.

Al estar en un espacio público, podemos efectuar simulacros de evacuación:

  • Al escuchar la alarma abandonar lo que se está haciendo y guardar silencio. Recoger las pertenencias y esperar instrucciones.
  • Escuchar con atención y obedecer las instrucciones del personal de la brigada de protección civil.
  • Dirigirse a las salidas señaladas, sin correr, empujar o gritar.
  • Durante el desplazamiento no entrelazar los brazos con los de otros compañeros, y no llevar cosas que puedan entorpecer el desplazamiento.
  • Caminar rápido y naturalmente, evitar acciones que pongan en peligro la vida o el correcto funcionamiento del simulacro.
  • No improvisar salidas, ya que los brigadistas ya realizaron una inspección para evacuarlo por la ruta que le brinda mayor seguridad.
  • No intentar regresar por objetos personales olvidados.

Al estar en casa, los pasos a realizar en un simulacro de evacuación son los siguientes:

  • Imaginar algunas situaciones de emergencia probables en la localidad.
  • Elegir los lugares de la casa que tienen mayor resistencia, en caso de que sea conveniente permanecer en ella, así como los refugios o lugares a los que pretenderíamos llegar por ofrecernos mayores posibilidades de sobrevivir en caso de desastre.
  • Identificar también las rutas de evacuación que ofrecen mayor seguridad y rapidez para salir de casa o alejarse de los lugares de alto riesgo.
  • Fijar responsabilidades a cada uno de los miembros de la familia: quién desconecta la electricidad y cierra el gas, quién va por el botiquín, quién saca los documentos importantes, quién ayuda a salir a los ancianos o niños, etcétera.
  • Emitir la voz de alarma.
  • Interrumpir inmediatamente las actividades y desconectar los aparatos eléctricos que estén funcionando.
  • Recorrer las rutas correspondientes.
  • Conducirse con orden. No correr, no gritar, no empujar.
  • Llegar al punto de reunión convenido.
  • Revisar que nadie falte y que todos se encuentren bien.
  • Evaluar los resultados y ajustar tiempos-movimientos.
Tomado de CENAPRED, Plan Familiar de Protección Civil y SN-DIF.

Más noticias sobre la Universidad