CONCURSO DE ALTARES

Compartir publicación
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Con gran éxito se llevó a cabo el concurso de altares en la UNIVERSIDAD CESEEO dónde nuestros estudiantes participaron y se caracterizaron para la ocasión, para cada uno de los que integramos esta gran familia nos complace ver como cada una de las personas aportan su granito de arena para que estas tradiciones no se pierdan.

Las y los estudiantes demostraron su creatividad, compromiso, trabajo en equipo y entusiasmo previo al concurso, durante el montaje y en su exposición ante los jueces evaluadores.

A continuación alguna de las imágenes del evento.



Conociendo un poco más sobre los altares.

Dice la tradición, que cada 31 de octubre las almas de los niños que ya murieron bajan del cielo en forma de ángeles, mismos que visitan el hogar donde un día vivieron, jugaron o donde sus padres viven, estos ángeles son juguetones y se puede sentir su presencia en las casas; ellos regresan al cielo el 01 de noviembre a las 12:00 del día, misma fecha y hora donde Dios le permite las almas de los fieles difuntos regresar a su hogar a visitare a su familia.

El trayecto es largo por ello al llegar al hogar se les recibe con un camino de flores que los guía hacia un gran altar lleno de frutas, comida y todo aquello que en vida le gustaba, un sumerio con copal es lo que purifica el lugar donde esta alma estará durante 24 horas conviviendo con sus familiares.

Se dice que si no se cumple con esta tradición el alma de tu ser querido llegará y al no encontrar nada se sentará a sufrir el abandono de su familia, es por ello que cada año a las almas de los angelitos y fieles difuntos se les prepara un altar que contiene una vela que representa la luz que deben de seguir, altar que con un vaso de agua les calma la sed de aquellos que no pudieron llegar al cielo y pagan sus culpas en el purgatorio.

LOS ALTARES TRADICIONALES

Los días de muertos, el 31 de octubre, primero y segundo de noviembre se viven en Oaxaca entre olores de flores de cempasúchil y cresta de gallo, mercados con cañas, jícamas, mandarinas, cacahuates, chocolate, mole, mezcal, cerveza, copal, montañas de pan de muerto y altares.

Un altar muestra tácitamente el dilema entre lo pagano, anterior a la conquista y la religión católica. Un altar de muertos se forma de calaveras paganas, fotos de difuntos, crucifijos e imágenes de vírgenes, además de las ofrendas.

El arreglo del altar es cuestión familiar, pretexto excepcional para reunir a los integrantes de la familia y agasajar a los que ya se fueron con lo que disfrutaban más en vida. Las señoras se encargan de escoger las flores más frescas y bellas, el pan de mejor calidad, el mole que el difunto degustaba con más fervor y apetito. La familia coloca una mesa en algún sitio del hogar, se forma un arco con cañas, portal del inframundo por donde regresarán en este día tan especial los difuntos, y que también sirve como marco para colocar fotos, colgar fruta, imágenes religiosas y cruces o crucifijos. Algunos altares tienen varios niveles donde se colocan las ofrendas, las velas, la comida, las bebidas y la vasija para el copal que se sitúa en el séptimo nivel y que purifica y al mismo tiempo, guía al difunto en su regreso a la tierra. Un altar con dos niveles representa el cielo y la tierra; uno con tres niveles el cielo, el purgatorio y la tierra; el de siete niveles simboliza los siete niveles para llegar al cielo. Recientemente se han sumado al arreglo de algunos altares las calaveras en papel que creó Francisco Posada y que agregan el cómico y picaresco punto de vista de los mexicanos hacia la muerte.

El altar de muertos debe ser aderezado ricamente, la visita del familiar difunto lo vale, sería una grosería ofrecer al viajante del más allá un altar precariamente conformado. Los mixes, autollamados “Los no conquistados” creen que si un altar no es ricamente decorado, el familiar difunto notará que el anfitrión se encuentra en precarias condiciones de vida y vendrá por él a los tres años.

Altares que cada año se preparan en el estado de Oaxaca, calles, comercios, panteones y hogares son lugares donde esta gran ofrenda mexicana se puede encontrar.

Fuente

Más noticias sobre la Universidad